Por IGNASI GIL PALACIOS. Economista - Asesor fiscal

martes, 26 de julio de 2011

¿ QUÉ ES... LA LIBERTAD DE AMORTIZACIÓN FISCAL

Vigente
Desde el punto de vista fiscal, la libertad de amortización consiste en amortizar de la manera que cada uno quiera un elemento nuevo del inmovilizado material.
Habitualmente y lo más aconsejable consiste en amortizar en su totalidad el elemento de inmovilizado en el mismo período en que se compra.
Eso significa que se amortiza contablemente durante toda su vida útil, y en función de la misma, pero fiscalmente queda amortizado en el primer período.
En la práctica, se amortiza contablemente en el primer periodo, y en el impuesto se pone como disminución la diferencia entre el importe amortizable total del bien y la parte que se ha amortizado contablemente en el ejercicio. En ejercicios posteriores,por el importe que se ha efectuado la dotación contable, se efectúa un aumento en el impuesto de sociedades, por lo que el pago del impuesto tiene efecto neutro.
No se trata de una rebaja del impuesto, sino un desplazamiento de la cuota del impuesto de sociedades a los ejercicios siguientes.
Aunque las llamadas empresas de reducida dimensión ya podían aplicar la libertad de amortización actualmente, ésta iba ligada a la creación de empleo. Ahora tras el “Real Decreto Ley 13/2010, de 3 de diciembre, de actuaciones en el ámbito fiscal, laboral y liberalizadoras para fomentar la inversión y la creación de empleo”, a partir del 1 de enero de 2011, las inversiones en elementos nuevos del inmovilizado material y de las inversiones inmobiliarias afectos a actividades económicas, puestos a disposición del sujeto pasivo en los periodos impositivos iniciados dentro de los años 2011, 2012, 2013, 2014 y 2015, podrán ser amortizados libremente. Esta deducción no está condicionada a su imputación contable en la cuenta de pérdidas y ganancias.
ATENCION. FINALMENTE SOLO HA SIDO HASTA MARZO DEL 2012¡¡¡¡¡ Esto es aplicable a las empresas de reducida dimensión, consideradas como tales las que facturen menos de 10 millones de euros.
Supongamos el siguiente ejemplo:
Compramos una máquina con los datos expresados, y nos interesa amortizarla fiscalmente en su totalidad en el ejercicio en que se compra:
















¿COMO SE CONTABILIZA?

Como vemos en el cuadro, la amortización contable del ejercicio es 500. La amortización fiscal es de 10.000, por lo tanto la DIFERENCIA, es de 9.500.Esta diferencia la llamamos diferencia temporaria imponible, porque aunque ahora en el ejercicio que se aplica nos genera un beneficio fiscal, en los siguientes ejercicios se irá integrando (tal como se observa en el cuadro, como incremento) en la base imponible.

Estos 9.500 euros es el importe por el que rebajaremos la base imponible del impuesto, y por lo tanto en el presente ejercicio pagaremos de menos un 25% en empresas de reducida dimensión, o 30% en régimen general de esos 9.500 euros. Este pago de menos nos crea un pasivo por diferencias temporarias imponible, que habrá que ir devolviendo (ver última columna del cuadro) durante toda su vida útil.
 No debemos perder de vista que la libertad de amortización nos permite deducirnos entre fiscal y contable todo el valor de la compra, pero en sucesivos ejercicios, fiscalmente habrá que devolver lo que nos descontamos contablemente.

Sea por ejemplo un beneficio contable de 50.000 euros, habiendo habido unos pagos a cuenta de 5.000.
Tendremos la siguiente liquidación en el Impuesto de Sociedades:

RESULTADO ANTES DE IMPUESTOS:   50.000
+/- Diferencia temporaria                         - 9.500

BASE IMPONIBLE                                  40.500
Tipo de gravamen (supongamos 25%)

CUOTA INTEGRA  (40.500 x 25%)           10.125
- Deducciones y Bonificaciones                        0

CUOTA LIQUIDA  (Cuenta 6300)              10.125
- Retenciones y pagos a cuenta                 5.000

CUOTA DIFERENCIAL(Cuenta 4752)         5.125

A efectos de contabilizar el impuesto, hay que tener en cuenta que la cuota liquida del impuesto siempre coincide con la cuenta 6300 Impuesto de beneficios corriente de la contabilidad.
Y que la cuota diferencial coincide con la 4752 Hacienda Publica Acreedora por Impuesto de Sociedades, si es positiva.
Contabilizamos primero el asiento por las diferencias temporarias: El 25% de los 9.500 euros = 2.375 euros
(6301) Impuesto sobre beneficios diferido a (479) Pasivo por diferencias temporarias imponibles 2.375
Finalmente contabilizamos el impuesto corriente
(6300) Impuesto sobre beneficios corriente 10.125
                                                                             a (473) Retenciones y pagos a cuenta      5.000
                                                                             a (4752) H.P. acreedora por IS              5.125

En el segundo año, revertiremos parte de lo amortizado.
Amortización contable 1.000    Amortización fiscal 0
Diferencia en contra: 1.000   Que origina un pago además en el IS de 1.000 x 25%

Supongamos los mismos resultados que el año anterior y los mismos pagos a cuenta (para simplificar)
RESULTADO ANTES DE IMPUESTOS:   50.000
+/- Diferencia temporaria                         +1.000

BASE IMPONIBLE                                  51.000
Tipo de gravamen (supongamos 25%)

CUOTA INTEGRA  (40.500 x 25%)           12.750
- Deducciones y Bonificaciones                        0

CUOTA LIQUIDA  (Cuenta 6300)              12.750
- Retenciones y pagos a cuenta              - 5.000

CUOTA DIFERENCIAL(Cuenta 4752)         7.750
                          
Contabilizamos primero el asiento por las diferencias temporarias: El 25% de los 1.000 euros = 250 euros
 (479) Pasivo por diferencias temporarias imponibles a (6301) Impuesto sobre beneficios diferido 250
Finalmente contabilizamos el impuesto corriente
(6300) Impuesto sobre beneficios corriente 12.750
                                                                             a (473) Retenciones y pagos a cuenta      5.000
                                                                             a (4752) H.P. acreedora por IS               7.750

En este segundo ejercicio, la cuenta 479 que presentaba un saldo acreedor de 2.375 euros, ha disminuido en 250, y así lo irá efectuando en los sucesivos ejercicios.

Aunque al amortizar libremente siempre podemos poner el gasto fiscal cuando queramos, es aconsejable ponerlo en el ejercicio de la compra, ya que ayuda a un mayor control, y no afecta al resultado contable, de manera que podemos tener un resultado contable positivo y una base imponible negativa, que podremos ir absorviendo en los ejercicios que queramos (hasta 15 años)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada